banner-post

Nos encontramos en plena temporada corcera y ya se están despachando los primeros permisos para esperas de jabalí en cotos de caza por daños a las siembras y a la agricultura.

Después de unos meses de parón, podemos decir que se reactiva el panorama cinegético con estos permisos de espera, que además coinciden con el inicio del buen tiempo y el alargamiento de las jornadas.

jabaliLos aguardistas bien lo saben: es éste un juego de paciencia y de enfrentarse a un animal inteligente y receloso. De nada sirven las prisas ni las ansias; debemos conocer muy bien a nuestro adversario y su entorno si queremos tener éxito.

Caza en estado puro para algunos, no tanto para otros, las esperas (o aguardos) necesitan una estrategia que conviene pensar con detenimiento y espíritu deportivo.

Sugerimos:

  1. Instalar tres o cuatro comederos para poder tener un control de los mismos. En general, cualquier grano funciona bien, pero el maíz tiene para los guarros un atractivo especial. Mézclalo con semilla de anís o algo que les resulte agradable al olor y verás cómo acuden de rápido.
  2. Instala cámaras o relojes para saber en qué momento se mueven más los animales. En el mercado existe una oferta amplísima que te permitirá obtener imágenes de gran calidad incluso de forma inmediata gracias a la tecnología GPRS.
  3. IMG_6515-peq2Los puestos en altura son una opción fantástica para pasar desapercibidos. Además, las torretas y otros puestos elevados (como tree-stands) proporcionan comodidad y seguridad al cazador. Busca una torreta que sea robusta y fiable; las noches de aguardo pueden ser largas.
  4. Puestos ágiles: te recomendamos instalar puestos relativamente sencillos de instalar y desinstalar. Son varias las razones por las que podemos querer cambiar un puesto de sitio. Lo mejor es contar con materiales que sean sencillos de montar y de transportar. Una torreta debería poder armarse entre dos personas como mucho en un plazo inferior a dos horas.
  5. A la mayoría de los cazadores nos gusta ir al monte acompañados. Muchas veces nos proporciona una seguridad que propicia que se alarguen las horas de aguardo, multiplicando así las posibilidades de oír o ver algo. Instala torretas que tengan capacidad para dos personas.